Cuando tenemos hijos en edad de gatear el miedo a que se lastimen con cualquier pequeño detalle es inmenso por eso procuramos proteger nuestra casa al máximo posible, pero en ocasiones esto no es suficiente ya que necesitamos tiempo para recoger la mesa, trabajar, u ocuparnos de otros asuntos, en estas ocasiones necesitaremos de un parque para dejar a nuestros pequeños y en ocasiones el espacio es algo fundamental para poder dejarles con tranquilidad.