Cubrir las necesidades de un bebe a veces puede dar lugar a grandes quebraderos de cabeza, sobre todo cuando comienzan a gatear, es en este momento cuando tenemos que proteger nuestra casa más que nunca, ya que cualquier objeto puede ser altamente peligroso para ellos.